Sociedad de Autores y Compositores de México
Facebook Twitter Instagram
RSS Newsletter

Nuestros socios y su obra


Domingo Turrubiate Regalado

Nació el 4 de agosto de 1924, en el pueblo de Plateros, municipio de Fresnillo, estado de Zacatecas. Fueron sus padres Miguel Turrubiate Saenz y Ana María Regalado Hinojosa. Domingo tuvo tres hermanas. Su padre fue comerciante y músico filarmónico, tocaba en la pequeña orquesta del pueblo. Cuando Domingo contaba con diez años de edad murió su padre, por lo que tuvo que abandonar los estudios para trabajar y ayudar económicamente a su madre. Pero como no salían adelante, su madre solicitó a su cuñado Silvano Salinas, que se hiciera cargo de Domingo. Lo llevo al campo, donde vivían él y su esposa Francisca Regalado. Fue pastor durante dos años, pero decidió irse debido al mal trato que le daban. Buscó a su padrino de confirmación, José de Jesús López, quien aceptó hacerse cargo de él. Vivía en un ranchito llamado "El Tule", que estaba a cuatro kilómetros al norte de Plateros; eran aproximadamente diez casitas alrededor de un ojo de agua. Ahí trabajó de vaquero y además cultivaba chile, papa, jitomate, col, cebolla, lechuga y zanahoria. Al venderlas en el pueblo, la mitad del dinero era para su padrino y la otra mitad para él. Además de esto, su padrino le pagaba un salario por su trabajo de vaquero. Su tío además de ser un hombre bueno, era persona con cultura, ya que había adquirido algunas enciclopedias y libros, que leía y consultaba, así como revistas y publicaciones mensuales. El fomentó en Domingo el gusto por el estudio y la lectura; Domingo supo aprovechar esta oportunidad y fue así como pudo aprender mucho de lo que había sacrificado al dejar la escuela. Los domingos y días festivos iba a caballo a visitar a su mamá y hermanas, con quienes asistía a misa; después iba a la ciudad de Fresnillo, que estaba a cinco kilómetros de distancia, para pasear y ver las películas que exhibían los cines del lugar.

En 1944 se presento en la zona militar de Fresnillo para enlistarse en el servicio militar clase 24, pero como era el sostén de su familia, autorizaron la liberación de su cartilla, sin el trámite previo del sorteo y sin requerir de su presencia semanal para recibir instrucción. Poco después supo que muchos jóvenes de la región iban de braceros a algunas ciudades del país y algunos a los Estados Unidos, lugares donde recibían buena paga a cambio de su trabajo. Unos parientes lo invitaron a viajar a Estados Unidos. No fue fácil convencer a su familia, quienes terminaron aceptando. Su madre empeñó las escrituras de su finca para solventarle los gastos. Fue la primera vez que viajó en tren. En general, la gente estaba reacia a ir, porque corría la voz de que a muchos los enviaban a los campos de combate; la segunda guerra mundial estaba en su apogeo. No obstante, eran muchos los que se apuntaron para ir, pero sólo cinco los que fueron autorizados y aceptados. El se había aumentado la edad. Trabajó en tres estados de la Unión Americana, Montana, Idaho y Washington. Su contrato era en las vías del ferrocarril, pero sólo permaneció en él durante cinco meses, ya que el mayordomo a cargo de las obras y cuadrillas invitó a diez muchachos, entre ellos a Domingo, a ir con él a trabajar como meseros. En este trabajo fue él quien más duró. Como mesero disponía de un poco más de tiempo, por lo que el mayordomo le sugirió inscribirse a un curso de inglés por correspondencia, en la Hemphil School de Los Ángeles, California. De vuelta en su pueblo descansó como medio año, pero como conoció a una chica a la que quería por novia, decidió mejorar su situación económica, por lo que fue a probar suerte a la ciudad de México. En mayo de 1947 salió de su pueblo con el deseo de trabajar y ganar dinero para casarse. A los tres meses recibió la noticia de que su novia se fue con otro. Fue una noticia terrible, y tal su decepción, que durante un tiempo se refugió en la bebida. En esos días compuso su primera canción "Sólo Borracho", a la que siguieron otras, hasta que completó quince.

En noviembre de 1948 regresó a su pueblo y de inmediato entró a trabajar a la mina The Fresnillo, Co., en la ciudad de Fresnillo. Poco después formó el trío Plateros, con Salvador Moreno y Sotero Rodríguez. Entre las canciones que interpretaban incluían las de Domingo. Como la gente no lo sabía, cuando él lo comentaba decían que estaba loco, y otros lo llamaban poeta, por lo que decidió probar suerte como compositor; tenía más de veinticinco canciones. El 12 de septiembre de 1950 viajó a la ciudad de México, después de vender su bicicleta en cincuenta pesos, de 0.720 ley plata. En esa bicicleta iba a trabajar a la mina. Le dió a su madre veinticinco pesos y él viajó con los otros veinticinco. Al acompañarlo a la estación de ferrocarril, sus compañeros del trío trataban de desanimarlo, pero él iba firme, convencido de su decisión. Llegó a la casa de una hermana de su mamá, que vivía en la colonia San Andrés Tetepilco, por el rumbo de Portales. Ahí tuvo la suerte de conocer al compositor Víctor Cordero, quien lo llevo a la XEW, donde lo presentó con el cantante Adrián Gallardo, que le estrenó su canción "Sólo Borracho", en esa estación, después la grabó en Peerless con el Mariachi Pulido, ahora Mariachi México. En febrero de 1951 salió el disco. De inmediato envió uno al pueblo para la sinfonola de la cantina. En los pocos radios del pueblo sintonizaban la W, donde también se escuchaba su canción. Muchos escribieron a la radiodifusora para felicitarlo. Poco después conoció a Pedro Infante, a quien le propuso la misma canción y aunque le gustó, no pudo grabarla por pertenecer a la misma casa grabadora. Mientras tanto, Domingo trabajaba como peón de albañil.

En noviembre de 1951 regresó a su pueblo, con la frente en alto, orgulloso de su logro. Al llegar le organizaron un baile en su honor, donde se cantaron todo tipo de canciones, y por supuesto las suyas, en especial "Sólo Borracho", que fue coreada por todos. Poco después invitó a su madre y a su hermana menor a viajar a la ciudad de México. Sus otras hermanas estaban ya casadas. El se casó después, en 1952. Pasaron algunos años, y en 1956 llegó a México el también compositor Benjamín Sánchez Mota, a quien conocía porque había trabajado en el pueblo durante tres años como panadero. Benjamín convenció a Domingo a volver a probar suerte en la XEW. Otra vez el destino estuvo de su parte, ya que Las Jilguerillas le grabaron su canción "La Fichada", que también obtuvo mucho éxito.

En 1957, trabajó como publicista con Luis Pérez Meza, mientras que al mismo tiempo se unió artísticamente con Antonio Cantoral, con las Hermanitas Nuñez, Las Perlitas y otros. En 1960 conoció a Chucho Nila y perteneció a los siguientes conjuntos, Los Troqueros, Los Pescadores de Guaymas, Nogales, Agua Prieta, Hermosillo, Cananea, Los Rieleros, Los Gallitos del Sur y Los Gavilanes. Recorrió el país con estos grupos, en particular con Los Gavilanes. Alternó en el Blanquita con José Alfredo Jiménez y Amalia Mendoza.

Cuenta con más de cien canciones grabadas, las que más satisfacciones le han dado son sus éxitos "Por el Amor a mi Madre", "Ando como Bala", "Cartucho Quemado", "El Embrujo", "El Retrato de mi Madre", etc. Sus canciones han sido grabadas por Lola Beltrán, Amalia Macías, La Torcacia, Antonio Aguilar, David Zaizar, El Charro Avitia, Lorenzo de Montecarlo, Ray Avila, Las Hermanas López, Los Alegres de Teherán, Cornelio Reyna, Ramón Ayala, Los Tigres del Norte, Los Broncos de Reynosa, Los Gavilanes del Norte, Los Troqueros, Los Gatos Negros y muchos más.

Toca varios instrumentos, como el acordeón de botones, el bajo sexto, bajo cuarto, contrabajo, batería y guitarra. Su mayor satisfacción como compositor fue cuando vio su nombre por primera vez impreso en la etiqueta de un disco, y la canción "Por el Amor a mi Madre". En 1984 recibió la medalla Agustín Lara, de la Sociedad de Autores y Compositores de Música (SACM), por sus treinta años de compositor. En 1980, en la ciudad de Fresnillo, le hicieron un homenaje con la participación de más de quince grupos musicales.

Le gusta escuchar todo tipo de música. Su deporte favorito es el béisbol, que practicó en su juventud. Desde chico ha sido aficionado a la fiesta charra. Camina diariamente durante una hora. Asiste al cine con frecuencia a ver películas italianas, francesas y americanas. Conserva su gran sentido del humor y su religión. Su primer matrimonio fracasó, era su esposa Alicia Martínez, quien falleció en noviembre de 1992, con ella procreó cinco hijos, Ana María, María Dolores, Miguel, José Luis y Martín. Con su actual esposa, Juana Hernández, con quien vive desde 1965, tiene seis hijos, Genaro, Samuel, Rosaura, Blanca, Cecilia y Juan Manuel.

Su madre falleció en la ciudad de México en 1989, a los ochenta y siete años de edad. Domingo fue jubilado por la SACM en 1991.

Repertorio de Domingo Turrubiate Regalado


Se autoriza la reproducción total o parcial de esta biografía, siempre y cuando se mencione a la Sociedad de Autores y Compositores de México (SACM), como la fuente.