Sociedad de Autores y Compositores de México
Facebook Twitter Instagram
RSS Newsletter

Nuestros socios y su obra


Federico Baena

(Federico Baena Solis)


Federico Baena Solís nació en la ciudad de México, el 2 de marzo de 1917. Sus padres fueron Eva Solís de Baena y Tomás Baena Garda; ella originaria de Puebla, Puebla, y su padre de Santander, España.

De pequeño vivió en San Martín Texmelucan y en Puebla, Puebla, y desde los 12 años de edad radicó en el Distrito Federal.

Siendo aún muy pequeño se hizo evidente su gusto por la música y los deportes, en particular el fútbol y el box; practicó ambos durante muchos años y fue aficionado durante toda su vida.

Respecto a la música, su maestría y desempeño, sus múltiples éxitos internacionales y su prestigio, hablan por sí mismos de la gran vocación que tuvo y que supo cultivar y fomentar.

Estudió hasta el segundo año de la carrera de Medicina, la cual dejó para seguir su gran vocación, la música, por lo que ingresó a la Facultad de Música de la Universidad Nacional Autónoma de México de 1937 a 1944.

Pero como su anhelo interno lo seguía impulsando a conocer más sobre la música, para perfeccionarse tomó clases particulares con los maestros Rodolfo Halffter, Juan B. Fuentes, José F. Vázquez y Jam Kums. Así, su primer maestro de violín fue José Rocabruna, y continuó posteriormente los estudios de violín y viola con Smilovitz, Froelich y Vladimir Vulman.

Fue autodidacta en lo que al piano se refiere, lo cual añade a su mérito la dedicación que tuvo para dominar ese instrumento.

Su primera obra musical fue Te amé, que compuso en 1939 y que hasta la fecha es una canción inédita. La primera composición la dio a conocer en 1941: Te vas porque quieres.

Con toda la fuerza de su inspiración y gran conocedor de la música, incursionó en áreas como la de arreglista, donde cosechó fama internacional. Con igual éxito se dedicó a la dirección de orquesta y a la composición de música de fondo para películas entre las que están Monte de Piedad y Los Hijos de Nadie, entre otras.

El maestro Baena se definía a sí mismo como un hombre con buen sentido del humor, de carácter tranquilo, leal, algo voluble; bastante nostálgico y romántico, a lo cual se puede añadir una gran sensibilidad, nobleza y carácter firme.

Sus pasatiempos favoritos eran el dominó, el póker y el billar. De joven le gustaba mucho el baile. Además de que su gran pasión era escuchar todo tipo de música.

La primera canción con la que cosechó el éxito fue Que te vaya bien. Todas sus obras fueron escritas y musicalizadas por él.

Por su trayectoria artística recibió innumerables preseas, reconocimientos y homenajes, entre los que podemos citar la Rosa de Oro y la Fuente de Plata, ambas otorgadas por la Presidencia de la República en 1962, por haber resultado triunfador en el Primer Festival de la Canción Mexicana con el tema Ay Cariño, canción que alcanzaría éxito internacional.

También recibió reconocimientos del Instituto Nacional de Bellas Artes, diplomas de la Promotora Hispanoamericana de Música (PHAM), discos de oro de compañías grabadoras, medallas como la Agustín Lara, de la Sociedad de Autores y Compositores de México (SACM) por sus 50 años de compositor, sólo por citar algunos de los muchos premios con que fue galardonado.

Una anécdota curiosa relata que con la canción En qué quedamos, interpretada por Las Hermanas Águila, tuvo tanto éxito que estaba en todas las sinfonolas del país. Una madrugada en una cantina cercana a la casa del maestro Baena, alguien puso la canción más de 25 veces; de repente, un parroquiano molesto y aturdido se levantó de su silla y balaceó la sinfonola.

Comentaba Federico Baena que le daba mucha alegría saber que seguía en el gusto del público después de una carrera de tantos años y que artistas de gran calidad continuaran grabando sus canciones. Además, le enorgulleció siempre haber sido Socio Fundador de la Sociedad de Autores y Compositores de México y hasta el final de sus días.

Otra de sus canciones convertidas en grandes éxitos son: Que te vaya bien, Te vas porque quieres, ¿Qué tal te fue?, Todo se paga, Vete por favor, Ven ven, En qué quedamos, Por eso te perdono, Yo vivo mi vida, Vagabundo, No importa corazón, Sensación, No me olvides nunca, Yo soy tu pasado, Tres problemas, Si vieras, Cuatro palabras, Árbol sin hojas, Jamás jamás, Para qué vuelves, Ay cariño, Triunfamos, Cuatro cirios, Te amo, Si necesitas de mí, Ven otra vez, A dónde voy, Doce campanadas, El final que sueño y muchas más.

Federico Baena falleció el 18 de junio de 1996 y sus cenizas reposan en la iglesia de Nuestra Señora de la Esperanza.

Repertorio de Federico Baena


Se autoriza la reproducción total o parcial de esta biografía, siempre y cuando se mencione a la Sociedad de Autores y Compositores de México (SACM), como la fuente.