Sociedad de Autores y Compositores de México
Facebook Twitter Instagram
RSS Newsletter

Nuestros socios y su obra


Armando Domínguez

(Armando Domínguez Borrás)



Armando Domínguez Borrás nació el 4 de Enero de 1921, en San Cristóbal de las Casas, Chiapas. Fueron sus padres don Abel Domínguez Ramírez y doña Amalia Borrás Moreno de Domínguez.

Vivió en Chiapas hasta la edad de cuatro años; después, con sus padres y hermanos viajó a la ciudad de México. Estudió primaria, secundaria y preparatoria, el primer año de Arquitectura, y posteriormente música, en el Conservatorio Nacional de Música.

Inició su carrera como compositor en la ciudad de México, cuando tenía 14 años. Su primera obra fue ¿Dónde estás ahora, corazón? Tiempo después, ya era director de su propia orquesta, la New Metropolitan Jazzer. A partir de entonces, se dedicó en cuerpo y alma a la música, como compositor y director de orquesta.

Posteriormente, se trasladó a Estados Unidos, en donde permaneció 10 años, debido a sus compromisos de trabajo y al éxito que cosechó en territorio estadounidense. Después volvió a la ciudad de México, en donde residió hasta su fallecimiento. Realizó giras por América Latina y principalmente por Estados Unidos.

Amaba el deporte. Practicó natación, frontón, tenis y fútbol. Aunque sentía especial predilección por el boxeo, al grado que tenía sus guantes y pera. Era muy aficionado a ver las peleas de campeonato y no se perdía ninguna de los mejores combates mundiales que se transmitían por televisión.

Era muy sencillo, sociable y carismático. Poseedor de gran personalidad. Cuando ofrecía su amistad, era para siempre, de manera desinteresada, sin esperar nada a cambio. Tenía buen carácter, era simpático y agradable. Trataba igual al rico que al pobre; para él, valían igual todos los seres humanos. Le gustaba viajar, salir al campo y jugar dominó. La música que prefería escuchar era boleros, baladas, y tropical. También el jazz, tanto, que llegó a ser considerado como el mejor jazzista de México, reconocimiento que traspasó las fronteras de nuestro país.

Como compositor la obra que le hacía sentir más orgulloso fue Miénteme, porque gracias a esa canción alcanzó fama mundial, cosechando aplausos y reconocimientos en todos los lugares a los que iba de gira.

Esta canción fue y sigue siendo un gran éxito, grabada por el trío Los Diamantes, Olga Guillot, Víctor Yturbe El Pirulí, Carlos Cuevas, Freddy Noriega, Guadalupe Pineda, Cecilia Toussaint, Gualberto Castro, José Feliciano, Jorge Muñiz y muchos más, que han logrado mantenerla en el gusto del público tanto nacional como internacionalmente.

Fueron muchos los reconocimientos que recibió. Uno de los más preciados para él fue la Copa de Bronce, por su canción Quizá en la eternidad, porque ocupó el tercer lugar en el Primer Festival Mexicano de la Canción que se realizó en el Palacio de Bellas Artes, en 1962.

El Instituto Nacional de Bellas Artes también le otorgó un diploma por esta canción. Recibió el Cuauhtémoc Dorado, por sus méritos artísticos, en 1967 y la Estatuilla de Bronce en 1972, por Miénteme.

Una anécdota interesante relata que en un famoso diario capitalino, apareció una nota en la que se comentaba que el Chamaco, sobrenombre con el que se identificó al maestro Domínguez, se encontraba bastante delicado de salud. Esto se debió a una terrible confusión, ya que quien sí estaba enfermo era el "Chamaco" Sandoval. Esto ocasionó que perdiera muchos contratos. Al percatarse de ello, tuvo que presentarse en la redacción para aclarar esa cuestión, diciéndoles que gozaba de buena salud, que en ese momento él tenía muchos contratos con su orquesta, y que era una pena que su compañero compositor, estuviese enfermo.

Era un orgullo para el maestro Domínguez haber llegado a destacar como pianista y ser reconocido como compositor; así como haber alternado con las mejores orquestas de la época, como las de Luis Arcaraz, Pablo Beltrán Ruiz, Venus Rey, Gueret Hoglann, Xavier Cugat, y muchas más. Además de haber demostrado su dominio de la técnica y fuerza emotiva en el manejo de la batuta, en el centro nocturno El Patio, que era el lugar de reunión nocturna del México elegante. También como arreglista afamado, musicalizó por lo menos 20 películas mexicanas, y trabajó en la grabación de muchos acetatos.

Armando Domínguez fue incluido en un disco de colección que reunía a los diez mejores pianistas de México, al lado de Consuelo Velázquez, Mario Ruiz Armengol y otros. Se presentó en los mejores centros nocturnos de México y el extranjero. Durante una estancia en Nueva York, tuvo la satisfacción de que el reconocido músico Xavier Cugat lo contratara como solista, reconociéndole su calidad musical e interpretativa, como lo expresara el mismo maestro Cugat.

El maestro Armando Domínguez falleció el 17 de Mayo de 1985, y su legado forma parte importante del acervo de la música popular de México.

Repertorio de Armando Domínguez


Se autoriza la reproducción total o parcial de esta biografía, siempre y cuando se mencione a la Sociedad de Autores y Compositores de México (SACM), como la fuente.