Sociedad de Autores y Compositores de México
Facebook Twitter Instagram
RSS Newsletter

Nuestros socios y su obra


Bladimir Noriega

Bladimir Noriega Bataz nació un 8 de noviembre en Coyuca de Benítez, Guerrero. Es el quinto hijo de los señores Rafael Noriega Rumbo y Rebeca Bataz Gutiérrez; sus hermanos son Texcatlipoca, Tláloc, Xochipilli, Arturo, Nidia Guadalupe, Miguel, Víctor Hugo y Cuitláhuac.

Estudia para profesor de primaria en la Escuela Normal Rural de Ayotzinapa, en su estado natal, en donde aprende a tocar la guitarra, su segundo instrumento después de la mandolina. Considera que su gusto por la música surge en la educación primaria ya que desde entonces tenía facilidad para hacer versos, rimas y prosa. En la secundaria escribió, “como decíamos en mi pueblo, ‘retazos de canciones’”, explica.

Ya en la Normal, etapa en la que forma el Trío Amistad, compone piezas que no cantaba en público porque, asegura, es muy tímido; decía a sus compañeros que los temas que interpretaba eran de un grupo de su pueblo porque pensaba que se burlarían de él.

Respecto a su formación musical, comenta: “Soy lírico y heredé la música de mis padres; mi mamá de niña cantaba en el coro de la iglesia y mi papá tocaba la guitarra y también cantaba, y cuando lo hacía me llamaba para que lo apoyara con la segunda voz en temas de Agustín Lara y otros grandes autores. Cuando empecé a componer, primero fue a capela y después, cuando ya sabía tocar guitarra, se me facilitó más poner acompañamientos”.

Su carrera profesional como autor inicia en Valle de Bravo en 1985, en donde trabajaba como docente y a donde llegaron Los Yonic’s para ofrecer un baile: “Al finalizar el evento me acerqué a saludarlos, junto con mi hermano Víctor Hugo; logramos hablar con Yoni, el director de la agrupación.

“Un día después, con guitarra les interpretamos unas canciones y cuando canté Nadie sabe lo que tiene, el grupo dijo que ésa era buena, aunque a Yoni le gustó más Adilene, una letra que no incluimos en el caset que habíamos grabado para ellos por respeto a Los Arnolds, una agrupación de mi tierra que la dio a conocer, aunque cuando les explicamos que Los Yonic’s la querían, agradecieron el detalle de que les hayamos consultado”.

Bladimir Noriega ha escrito cerca de 300 canciones, siendo la primera de ellas Nuestro amor triunfará. Su primera obra grabada es Nadie sabe lo que tiene, de la cual se siente satisfecho porque la ha escuchado en más de diez versiones de distintos géneros como banda, duranguense y bachata, por mencionar algunos.

Otros temas de su autoría son Ella no es culpable; De puntitas, inspirada en un comentario hecho por Carmen Salinas en un programa de televisión, e incluida en la revista Guitarra fácil, y Se hubiera ido sola, escrita cuando su esposa se muda temporalmente a Toluca para dar a luz a su segundo hijo. Entre sus intérpretes se encuentran, además de Los Yonics, Los Cardenales de Nuevo León, José Manuel Zamacona, Los Arnolds, La Pandilla y otros grupos regionales y norteños.

Comenta que su inspiración nace de situaciones personales y vivencias que sus amigos comparten, y considera que la temática de su obra está relacionada con la decepción y —principalmente— el amor, “el valor más importante del mundo, ese que debe acompañarnos a lo largo de nuestra vida”, explica. También disfruta escribir acerca de temas como la reflexión, la infancia y la ecología.

Asevera que para componer canciones lo único que requiere es soledad, tranquilidad y concentración; no necesita estar triste ni contento: “Mi proceso creativo no depende de mi estado de ánimo sino de la cualidad que tenemos todos los compositores de tomar una historia que nos impacta para crear un gran drama”.

Comparte la anécdota de cuando su padre, herrero de profesión con carácter fuerte y serio, le preguntó si alguien le había grabado una canción: “Le dije que sí, que ya le había comentado. Entonces me contó que fue a un bar y le invitaron una copa; la persona le dijo que su hijo Bladimir era amigo suyo y le pusieron la canción Nadie sabe lo que tiene. Ese día me pidió cantársela y, al final, me aconsejó poner un ‘toque más romántico’ a mis siguientes canciones”, recuerda.

Bladimir Noriega, quien en 2017 es distinguido por SACM con el reconocimiento Trayectoria 25 Años, asegura estar contento y satisfecho por lo que ha logrado gracias a la música: “Me ayudó a solventar los gastos de mi casa y los estudios de mis hijos, y me ha dado increíbles regalos de vida como el permitirme ‘codearme’ con grandes compositores o el saber que una parte de mi inspiración puede llegar y gustar a personas que no me conocen pero que se identifican conmigo gracias a mi obra”, finaliza.

Repertorio de Bladimir Noriega


Se autoriza la reproducción total o parcial de esta biografía, siempre y cuando se mencione a la Sociedad de Autores y Compositores de México (SACM), como la fuente.